Consultora de belleza

Si de escribir se trata puedo decir que no soy la mejor, pero ganas de transmitir mis pensamientos si tengo. Siempre fui una chica interesada en las tendencias de belleza, maquillaje y moda. A pesar de haber estudiado una carrera que para muchos suena aburrida y torturante, como mujeres siempre buscábamos el momento oportuno para arreglarnos y disimular esas ojeras de 3 metros como suelo decirles. Con mis amigas solía escaparme al baño y echarnos la “retocadita” sin que se dieran cuenta de nuestra ausencia en el piso de hospitalización. tengo tantas anécdotas que contarles que hoy en día son ellas las que me formaron como una consultora de belleza y salud de la piel. Por eso cuando tengo la oportunidad de conocer a mis chicas en el consultorio me conecto con ellas, porque a pesar de recetar formulas con productos que algunas nunca han utilizado, entiendo su situación. Puedo entender a las que como yo, son obsesionadas por las cremas, también puedo entender a las que nunca han utilizado el protector solar, yo al igual que ustedes fui adolescente preocupada por mantener mi piel matificada para ocultar los síntomas que deja la menarquia en la piel, Así se le llama a la llegada del periodo menstrual, Que trae consigo granos y brillo exagerado.

Al igual que muchas de ustedes empecé a cuidar mi piel tempranamente, al principio no sabia como, estudie y me prepare, sin embargo a veces no es suficiente leer en libros para saber que recomendar a una chica con acné de 14 años con depresión amorosa y estrés de exámenes finales. No hay que ser medico para saber que lo ultimo que ella quiere es que elimines toda posibilidad de maquillaje de su tocador. Traigo lo mejor de mis conocimientos teóricos y muchas ganas de seguir viviendo experiencias para compartirles las mejores recetas para una piel de porcelana.

Hoy quiero dedicarles este primer escrito a todas las chicas que quieren comenzar a cuidarse la piel para evitar el envejecimiento acelerado y  no saben como empezar, También para las chicas que quieren ver resultados milagrosos sin tener que realizar ningún esfuerzo de su parte, y con eso me refiero a tener que desmaquillarse cuando llegan de una fiesta. Obviamente no puedo olvidar a aquella chica que obsesionada por las cremas compra todo lo que sus amigas le recomiendan y por lo tanto no les cabe una crema mas en el tocador.

Con amor

Dr.Beauty